PsicologiaSalud

Qué son los terrores nocturnos y cómo afrontarlos

Los terrores nocturnos afectan a casi el 40% de l@s niñ@s

Los terrores nocturnos también llamados miedos del sueño son muy comunes en l@s niñ@s afectando a casi el 40% y se presentan más en los varones. Os contamos Qué son los terrores nocturnos y cómo afrontarlos.

 En estos días de fiestas terroríficas monstruos y temática de Halloween por todas partes les debemos prestar especial interés ya que pueden acarrear un aumento de estas pesadillas o miedos indeseados.

Que son

Se trata de interrupciones del sueño parecidos a una pesadilla pero más dramáticos y que se desembocan en miedo real agitación o gritos..

Forman parte de lo que científicamente se conocen como parasomnias es decir una experiencia no deseada durante el sueño.

La mayoría de los niños superan los terrores nocturnos antes de la adolescencia.

Los episodios de terror nocturno pueden durar desde varios segundos hasta varios minutos aunque en ocasiones pueden extenderse durante más tiempo.

La mayor parte de los peques los superan sin problemas antes de la adolescencia. En ocasiones pueden requerir tratamiento si se prolongan en el tiempo y causan problemas para dormir.

L@s niñ@s que los padecen suelen tener padres madres o familiares que también los padecieron o son sonámbulos una alteración parecida.

Si aparecen con demasiada frecuencia interrumpen el sueño de forma habitual suben de intensidad afectan la dinámica de la familia durante las noches provocan problemas de seguridad o somnolencia excesiva; debemos acudir al pediatra o la unidad del sueño del hospital de referencia.

Signos o síntomas:

Comienzan entre 2 o 3 horas después de que se hayan dormido cuando el sueño pasa de la fase más profunda a la fase más superficial (MRO).

– Si se sienta en la cama repentinamente.

– Si grita angustiado

– Difícil de consolar

. – Respirar aceleradamente el pulso acelerado la cara ruborizada y las pupilas dilatadas.

– Patalear

– Mostrar confusión

– Difícil de consolar

– No recuerde lo que pasó la noche anterior o tenga vagos recuerdos. A diferencia de las pesadillas que suelen recordarse. Los niños no lo recuerdan porque suele producirse en un sueño muy profundo y no deja imágenes mentales.

 Causas

Suelen ser a causa de una sobreexcitación del sistema nervioso central durante el sueño a causa de: alteraciones en los horarios cansancio estrés privación del sueño o fiebre… A veces también por:

  •  Patrones anormales de respiración durante el sueño.
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Algunos medicamentos.
  • Trastornos del estado de ánimo.
  • Consumo de algunas substancias como cafeína.

 Cómo superarlos

Los terrores nocturnos en sí mismos son parte del neurodesarrollo del pequeñ@ por lo que en principio no deberíamos darles mucha importancia. En la mayor parte de las ocasiones desaparecen como han llegado.

  • Es mejor no despertarles de hecho resulta muy difícil. Si lo hacemos debemos acercarnos con suavidad intentando evitar razonar en ese momento y centrándose en su seguridad.
  • Es imprescindible mantener la calma si no nuestra angustia y nerviosismo puede generar aún más alteración en l@s niñ@s y empeorarlo.
  • Lo que aconsejan los expertos es no intervenir y cuando haya terminado acostarles darles un beso de buenas noches y esperar a que se duerman de nuevo. Suelen calmarse y volver a dormir solos en unos minutos.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios