BSV
Kukua PedagogíaPsicologiaSalud

Gestión emocional en los niños: cómo ayudarles

Técnicas de gestión emocional en los niños y cómo podemos ayudarles los padres a conseguirlo

La gestión emocional es clave para cualquier persona y como padres queremos que nuestros hijos aprendan a gestionar sus emociones de la mejor forma posible. Sin embargo, a veces nos sentimos abrumados o sin recursos, ¿cómo ayudarles con la gestión emocional? Es fundamental que puedan reconocer, comprender, expresar y regular sus propias emociones y vamos a explicarte mucho más sobre cómo pueden lograrlo y nuestro papel como padres o educadores para acompañarles en el proceso. No te pierdas todos estos consejos de Kukúa Pedagogía sobre gestión emocional en los niños.

gestión emocional, ayuda a tus hijos
gestión emocional, ayuda a tus hijos

Gestión emocional en los niños

Las emociones son estados mentales y corporales que surgen en respuesta a estímulos internos o externos y están vinculados a nuestras experiencias, pensamientos, sentimientos y comportamientos. Al ser una respuesta automática de nuestro cuerpo hacia un estímulo, es fundamental enseñar a los niños, desde edades tempranas, estrategias de gestión emocional.

Las emociones pueden ser muy variadas y van desde las más básicas, como el miedo, la alegría, la tristeza y la ira, hasta emociones más complejas y sutiles, como la gratitud, la envidia, la vergüenza y la nostalgia. Estas emociones se van desarrollando conforme vamos creciendo y madurando, utilizar un vocabulario emocional, explorar cómo se manifiestan las emociones y validarlas, favorece su identificación y regulación.

Las emociones desempeñan un papel fundamental en nuestra vida, influyendo en cómo percibimos el mundo, cómo tomamos decisiones, cómo nos relacionamos con los demás y cómo nos adaptamos a diferentes situaciones. Como seres sociales que somos, las emociones nos permiten conectar y acercarnos a los demás, así como ponernos a salvo ante una situación peligrosa o amenazante.

La gestión emocional, también conocida como regulación emocional, se refiere a la habilidad de una persona para reconocer, comprender, expresar y regular sus propias emociones de forma efectiva. Implica la capacidad de manejar las emociones de una manera que sea saludable y adaptativa, en lugar de ser abrumado o desbordado por ellas.

gestión emocional, cómo acompañar a tus hijos
gestión emocional, cómo acompañar a tus hijos

La gestión emocional implica varios aspectos, incluyendo:

  • Reconocimiento de emociones: Esta habilidad implica ser consciente de las propias emociones y poder identificarlas de manera precisa. Puede ser importante distinguir entre emociones como la felicidad, la tristeza, el enfado, el miedo, la sorpresa, entre otras. El reconocimiento de las emociones, no solo se refiere a la habilidad que tenemos de identificarlas cuando las experimentamos, sino la capacidad de distinguirlas cuando las observamos en los demás, es decir, ver a una persona sonreír y asociarlo con la alegría o verla llorar y asociarlo a la tristeza.
  • Expresión de emociones: Es importante ser capaz de expresar las emociones de forma apropiada, ya que contribuye a la gestión emocional. Esto implica comunicar cómo te sientes de una manera que sea clara y respetuosa hacia los demás. Un aspecto clave en la gestión emocional es ser capaz de adaptar la emoción al contexto. La baja competencia empática que tienen los niños, sumado al egocentrismo propio de la infancia hace que, en muchas ocasiones, los niños no sean capaces de adaptar su estado emocional a la situación, por ejemplo, celebrar efusivamente un aprobado y expresar una gran alegría, junto a un compañero que ha suspendido y está triste y desconsolado por su calificación.
  • Regulación emocional: Esta es una de las partes más críticas de la gestión emocional. Implica la capacidad de controlar, moderar y ajustar las emociones en respuesta a situaciones y circunstancias. La regulación emocional incluye estrategias para lidiar con emociones intensas o negativas de una manera constructiva, como la respiración profunda, la meditación, el ejercicio, el mindfulness, la resolución de problemas, entre
    otras. Existen diferentes técnicas para regular las emociones como las pelotas antiestrés, la técnica de la tortuga, las botellas sensoriales o la mesa de la calma, entre otras muchas.
  • Empatía: La empatía es una parte importante de la gestión emocional, ya que implica la capacidad de comprender y relacionarse con las emociones de los demás. Esto puede ayudar en la comunicación efectiva y en el manejo de las relaciones interpersonales. Cuando los niños son muy pequeños no tienen desarrollada la capacidad empática y no será hasta los 7 años, aproximadamente, cuando la empiecen a desarrollar, sin embargo, como estrategia para la gestión emocional, podemos acompañar al niño a que vaya observando y comprendiendo cómo sus actos tienen consecuencias sobre los demás.
gestión emocional en niños: cómo ayudarles a conseguirla
gestión emocional en niños: cómo ayudarles a conseguirla

Como adultos debemos tener en cuenta que, si validamos sus emociones, si adoptamos una postura de entendimiento, si los acompañamos durante el proceso de la gestión emocional, si les hacemos saber que sus sentimientos y emociones son importantes y si tomamos en consideración sus opiniones y reconocemos que sus contribuciones son importantes y tenidas en cuenta por toda la unidad familiar, le estaremos ayudando a:

  1. Ser capaz de desarrollar de forma autónoma la capacidad empática y gestión emocional, aprendiendo por medio de estrategias y técnicas a autorregular sus estados emocionales y a identificarlos en los demás.
  2. Comprender que no hay emociones buenas y malas que todas cumplen una función, sin embargo, resulta esencial saber adaptar la respuesta que provocan para no perjudicar a los demás ni, por supuesto, a uno mismo.
  3. La gestión emocional, favorece la adquisición de una mayor tolerancia a la frustración, comprendiendo y tolerando en mayor medida, aspectos y circunstancias que le provocan malestar. Esto le ayuda, progresivamente, a enfocarse en la solución y no en el problema, ajustando su respuesta a la situación desencadenante.
  4. Desarrollar una imagen positiva y ajustada de sí mismo, esto quiere decir que, si es capaz de autorregular sus emociones, podrá conocerse mejor e identificar sus fortalezas, visualizando sus debilidades como oportunidades de mejora.

¿Te interesan los temas de psicología y educación? AQUÍ encontrarás muchos más artículos interesantes.

Sobre la autora: Lorena García Vega, experta Pedagoga en EDUCACIÓN y FAMILIA. Licenciada y colegiada con el número col48516. Para más insights y consejos pedagógicos, síguela en Instagram o explora su web kukuapedagogia.comPara consultas directas, la puedes localizar en C. Hospital, 2, 1ºD, 28850 Torrejón de Ardoz, Madrid.

Quieres conocer los mejores planes en Madrid y en Valencia cada finde? Pues entra en nuestra web y suscríbete a nuestro Newsletter y grupo de Whatsapp. Te enviaremos la recomendación de los mejores planes, ideas y consejos para que siempre estés al día.No te pierdas los mejores planes del finde en Valencia y las mejores ideas para disfrutar con niños en Madrid, los actualizamos cada semana para vosotros.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios